Cultivo de hortensias – Guía para el cuidado de las hortensias

Mi madre es fanática de las hortensias. Las poda, las abona, le encanta desafiarlas y les pone aluminio para que cambien de color. Creo que ese fue el primer nombre de planta que aprendí. Hortensia. Una bella planta de flores que cambian de color. Cambian a azul en el suelo ácido, a color rosa en el más alcalino. Y luego, por supuesto, las hortensias blancas, con flores se asemejan a grandes bolas de nieve.

Las hortensias no sólo son fáciles de cultivar, pero también son muy rústicas y resistentes a la mayoría de las plagas y enfermedades, lo que hace que las hortensias sean aún más fáciles de cuidar. Y con numerosas variedades para elegir, seguro que encontrarás una que sea adecuada para vos.

Cultivo de Hortensias

Hydrangea Macrophylla

Aunque hay muchos tipos de hortensias, la mayoría pueden ser cultivadas a pleno sol o sombra parcial. Debes tener en cuenta, sin embargo, que a muchas hortensias no les gustan las condiciones de calor extremo, por lo que deberás tratar de ubicarlas en una zona donde ellas puedan disfrutar de un poco de sombra por la tarde. Mientras que pueden ser cultivadas en una amplia gama de suelos, las hortensias normalmente prefieren un suelo rico y húmedo que drene fácilmente. Puede ayudar mucho si incorporas compost al suelo antes de la siembra.

La plantación de las hortensias debe realizarse en primavera una vez que pase la amenaza de las heladas. No olvides regar a fondo después de plantarlas. Esa bueno también si puedes agregar una capa de mantillo después de sembrar.

Guía para el cuidado de las hortensias

El agua es un factor importante en el cuidado de las hortensias. Es importante hacer un riego profundo al menos una vez a la semana, sobre todo en tiempo seco. Las hortensias también se beneficiarán de un aporte de fertilizante una vez o dos veces al año en primavera o verano.

Las hortensias también se pueden trasplantar fácilmente, pero esto sólo debe hacerse durante la latencia en el otoño o el invierno. Asegúrate de desenterrar todo el cepellón y volver a plantar inmediatamente. Ya que las flores se producen en los nuevos brotes, se debe podar hortensias una vez que su floración ha cesado.

Cómo podar las hortensias

Como hay muchos tipos de hortensias, la poda y el cuidado de las hortensias pueden variar ligeramente con cada uno. El tipo más común de hortensias es la H. Macrophylla, que es la típica hortensia que todos conocemos. Esta es la variedades con flores grandes, en forma de globo que muchos de nosotros recordamos cuando éramos niños. La poda de esta por lo general se lleva a principios de primavera.

Hydrangea Quercifolia

El Hortensia Quercifolia, es otra variedad bastante común. Con su singular color otoñal y cuya hoja recuerda el follaje del roble, esta variedad por lo general tiene interés durante todo el año. También tolera condiciones más secas. La Hortensia Quercifolia se debe podar en primavera temprana.

 

 

La H. paniculata, da flores blancas en verano, que se convierten gradualmente de color rosa. Es necesario podar para quitar las flores marchitas y ralear o recortar la planta a finales del invierno o principios de primavera.

 

 

La maravillosa H. arborescens   ‘grandiflora’, debe podarse al ras del suelo cada invierno o principios de primavera también.

La hortensia que es como una enredadera ( H. anomala ) generalmente no requiere poda, pero esta se puede llevar a cabo con el fin de mantener a los nuevos brotes bajo control.

 

El cultivo y cuidado de hortensias es fácil. Estas hermosas matas te recompensarán cada año con magníficas flores.

Suscríbete al boletín por email de Cosas del Jardín