COSAS DEL JARDIN

BUSCAS ALGO EN PARTICULAR?

Ingresa las palabras claves de lo que necesitas

Como hacer un jardín Zen en casa

Como hacer un jardín Zen en casa

Gracias por compartir esta imagen en Pinterest Guardar

Hacer un jardín zen es una forma de crear un espacio de meditación en el jardín. Mientras que algunos paisajistas explotan la teoría del color , aprovechando el efecto calmante de los colores “fríos”, como el azul y el lavanda , puedes lograr el mismo propósito con un diseño más elaborado para disfrutar de la serenidad en tu patio o jardin.

Un paisajista que idolatra la naturaleza y al que le gusta interpretar el mundo simbólicamente es un buen candidato para los jardines zen. Pero los amantes del paisajismo de bajo mantenimiento deberían pensarlo dos veces antes de instalar un diseño de este tipo.

Los jardines zen pueden parecer simples (lo cual es parte de su atractivo), pero dan bastante trabajo, tanto para constuirlo como para mantenerlo.

Este estilo tampoco es una gran elección si la mayor parte de tu diversión en la jardinería proviene de cultivar plantas vistosas , lo que inmediatamente nos descalifica a varios de nosotros fanáticos de las plantas que tratamos de reproducir cuanta planta se nos cruce por al lado.

¿Qué es un jardín zen?

Japón es una nación montañosa de islas que sobresalen del océano. Este entorno natural es impresionante y los japoneses valoran la belleza pura de la naturaleza que los rodea. Es esta apreciación, en parte, lo que explica su innovación del jardín Zen.

Desarrollados por monjes budistas en el antiguo Japón (con cierta influencia china), los jardines zen a menudo se denominan “paisajes en miniatura” porque sus componentes simbolizan aspectos de la naturaleza. En particular, la extensión de grava blanca (que es más fácil de trabajar que la arena) rastrillada para tener ondas representa las olas del océano, y las rocas altas y estrechas que sobresalen verticalmente representan montañas. Mientras tanto, las rocas más cortas, más redondeadas o las planas en el “mar de arena” representan islas.

Las plantas también son parte de la naturaleza y, por lo tanto, tienen un lugar en el diseño, aunque su uso está restringido por los estándares occidentales. Pero se pueden cultivar plantas pequeñas y verdes en o alrededor de las “islas” para representar la vegetación de la isla, y las plantas arquitectónicas pueden servir como acentos. Todos los árboles o arbustos cortos que se incluyen en el diseño deben podarse meticulosamente. De hecho, los topiarios de arbustos se pueden podar de tal manera que representen islas (en lugar de usar rocas para este propósito).

Los jardines zen se pueden caracterizar de diferentes formas. Debido a su cruda calidad artística, son bastante abstractos en comparación con, digamos, los jardines caseros ingleses . En la misma línea, pueden considerarse minimalistas . Su uso simbólico de grava rastrillada para representar el agua conduce a la caracterización de ser “paisajes secos”. Su gran dependencia de las rocas lleva a algunos a referirse a ellos como “jardines de rocas japoneses”, aunque la intención (meditación) detrás de hacerlos difiere de la de otros jardines de rocas .

Dado que el diseño de jardines zen evolucionó a lo largo de los siglos, no tiene sentido tratar de determinar un único conjunto “auténtico” de componentes para él. La mayoría de los jardineros interesados en el tema que viven en tierras lejanas del Lejano Oriente se contentan con incorporar suficientes de sus componentes clásicos en su construcción para sugerir un verdadero jardín zen.

Herramientas y suministros que necesitarás:

Puedes conseguirlos en esta tienda

  • Grava blanca ( calcula la cantidad necesaria )
  • Rocas en una variedad de tamaños y formas.
  • Rastrillo de jardín de acero
  • Rastrillo Zen de madera
  • Pala
  • Azada
  • Cinta métrica
  • Cuerda, nivel de cuerda y estacas
  • Apisonador de suelo
  • Tela geotextil
  • Piedras para borduras
  • guantes de trabajo y faja para proteger la cintura

Selección y preparación del sitio

Selecciona un área plana en tu patio o jardín y marca una parte rectangular de ella. El tamaño puede variar; en una propiedad pequeña, un rectángulo de 4 m por 6 m puede ser apropiado. Puedes reducir tu carga de trabajo (que es significativa) conformándose con un espacio más pequeño. Si vas a cultivar plantas en tu jardín zen, sus requisitos de luz solar influyen en la selección del sitio, así que decide con anticipación si cultivarás plantas amantes del sol o de la sombra y ubica tu espacio de meditación en consecuencia.

El jardín zen tradicional era un espacio amurallado. La reclusión así lograda conducía a la meditación. Para la mayoría de los propietarios de viviendas, construir una pared de mampostería para un espacio de meditación en el patio trasero es indeseable o inasequible. Sustituye la pared por un cerco de madera, por ejemplo, para lograr una privacidad económica
Considera esto como un proyecto a parte, que debes emprender antes de hacer el jardín zen (pero incluye una puerta ancha para facilitar la entrada de suministros).

Las mejores plantas para un jardín zen

  • Tomillo rastrero
  • Musgo
  • Mondo grass y lilyturf
  • Deutzia
  • Junco
  • Linternas chinas
  • Pachysandra
  • Enebros rastreros
  • Helechos
  • Hakonechloa
  • Cola de caballo (en un recipiente)
  • Tejos
  • Enebros chinos
  • Azaleas de hoja perenne
  • Bambú
  • Pinos en miniatura
  • Cornejo Pagoda
  • Arce japonés
  • Árbol de la seda
  • Cerezo y Cerezo llorón
  • Pino piñonero

Cómo hacer un jardín zen

  1. Limpia completamente el espacio rectangular seleccionado de cualquier cosa que sobresalga del suelo (plantas, malas hierbas , piedras, etc.).
  2. Con una pala, retira la capa superior (unos centímetros) del suelo existente.
  3. Verifica el nivel golpeando estacas en el suelo de extremo a extremo (tanto a lo largo como a lo ancho dentro de su rectángulo), atando una cuerda entre ellas y haciendo uso de su nivel de cuerda.
  4. Con el rastrillo de acero para jardín, rastrilla los puntos irregulares.
  5. Apisonar la tierra.
  6. Ejecuta un borde de piedra a lo largo de la cerca de celosía. El adoquín es una buena opción. Este borde retendrá la grava blanca.
  7. Cava agujeros para las rocas que usarás para representar montañas y / o islas. La disposición es subjetiva, pero, como guía, considera cómo ocurren estas características en la naturaleza y coloca las rocas en consecuencia (definitivamente no en patrones simétricos, círculos, líneas rectas, etc.). Además, cava agujeros para las plantas que vayas a instalar.
  8. Instala las rocas y las plantas en sus agujeros. Gran parte de la longitud de esas rocas altas y estrechas (que representan montañas) debe estar enterrada. Esta ubicación en la punta del iceberg hará que se vean más naturales.
  9. Coloca la tela del paisaje sobre el suelo, haciendo cortes para acomodar rocas y plantas.
  10. Aplica unas pocas pulgadas de la grava blanca. Extiéndelas con la azada para distribuirlo. Rastrilla ondas o remolinos con el rastrillo Zen de madera. Parte del mantenimiento del jardín zen es rastrillar estos diseños nuevamente en la grava después de que los elementos los hayan perturbado.
Click aquí para leer todo el artículo

¿TE GUSTÓ?

¡Comparte con tus amigos!


¡Suscríbete a nuestro boletín!

TE PUEDE INTERESAR

Ver más post