COSAS DEL JARDIN

BUSCAS ALGO EN PARTICULAR?

Ingresa las palabras claves de lo que necesitas

Como plantar Jengibre

Como plantar Jengibre

Gracias por compartir esta imagen en Pinterest Guardar

El jengibre es una planta aromática tropical muy poderosa que tiene una gran cantidad de beneficios y es sorprendentemente fácil de plantar en casa. Si estás interesado en cultivar hierbas medicinales y plantas aromáticas, vale la pena saber como plantar jengibre.

A menudo se encuentra en la cocina india y asiática, el jengibre agrega un toque sabroso a los platos, mientras que se sabe que sus cualidades medicinales mejoran el sistema inmunológico y alivian los problemas digestivos. La raíz de la planta se puede consumir fresca, en polvo, seca, en aceite o agregada a un jugo o batido.

Como el jengibre es un vegetal tropical, no podrá sobrevivir a climas helados. El mejor momento para plantar jengibre en casa es a principios de la primavera, después de la última helada o, si vives en los trópicos, al comienzo de la temporada de lluvias.

Cuál es el origen del Jengibre?

El jengibre es originario del sur de China, India, Indonesia y África occidental.

En los países donde se origina el jengibre, el rizoma (técnicamente no es una raíz, aunque es similar) puede crecer en abundancia como especia comercial, o incluso en el jardín de una casa.  El jengibre prospera muy bien en estos climas tropicales e incluso puede llegar a ser bastante invasiva si la quisieras tener en un cantero de tu jardín.

Entonces, si eres un amante del jengibre, ¿es posible plantarlo en tu casa, incluso si vives en una región templada más fría?

¡Sí lo es!

Hay algunos consejos a seguir y trucos que pueden parecer un poco desalentadores para los jardineros principiantes, pero son mucho más fáciles de lograr de lo que piensas, y valen la pena si quieres disfrutar de tu propio cultivo, por días y días por venir.

Elige tu planta de jengibre

Primero, necesitarás ubicar algunos rizomas de jengibre. Estos se pueden comprar simplemente en tu supermercado local o en el mercado de agricultores. Si pudieras conseguir jengibre orgánico sería un golazo.

Si puedes elegir en persona, selecciona una raíz (o raíces) relativamente grandes y saludables, de 10 a 15 cm de largo, con múltiples “dedos” que se extiendan desde ella.

Notarás que de cada “dedo” salen unas pequeñas protuberancias blancas llamadas yemas, esto significa que está brotado y si estas protuberancias blancas tuvieran como un verdor en la punta, entonces encontraste el jengibre ideal, pero con que tenga protuberancias blancas, ya podemos considerar que el partido ya está ganado.

Es importante que descartes las raíces que presenten partes secas, arrugadas, podridas o maltratadas. Necesitamos una raíz perfecta, no olvidemos que será la madre de nuestras cosechas de los próximos años.

Querrás encontrar un lugar que tenga sombra total o parcial con un suelo rico, suelto y bien drenado para plantar. Esta es naturalmente una planta de sotobosque que prospera en condiciones cálidas y húmedas similares a las de la jungla con luz solar filtrada.

El jengibre se puede cultivar directamente en el suelo o en macetas (más sobre esto más adelante).

Como plantar jengibre:

Tipo de suelo

Ya sea que cultives tu raíz de jengibre en una maceta o en el suelo,   para empezar necesitas un suelo realmente bueno. Debe ser  lo  suficientemente rico para que a tu jengibre no le falten nutrientes, debe retener  suficiente humedad  para que no se seque, pero debe  drenar libremente  para que las raíces del jengibre no se pudran por estar todo el tiempo encharcadas.

Por supuesto, lo ideal es un buen compost que puedes mezclar en partes iguales con tierra arenosa de tu jardín. El abono proporciona la nutrición y retiene el agua, y la arena / marga asegura que la mezcla se drene libremente.

Si tu jardín tiene un suelo razonable, simplemente agrega un poco de compost y eso debería ser lo suficientemente bueno. Si tu suelo es demasiado pesado, puedes hacer un lecho elevado o una pequeña colina o cresta para mejorar el drenaje.

Ubicación ideal

El jengibre prospera en sombra parcial, o como mucho, en áreas con sol matutino. Se adaptan mejor si se plantan lejos de raíces grandes e idealmente deben protegerse del viento y la humedad.

Trata de mantener la tierra a una temperatura templada cálida entre 22 y 25ºC, antes de que la planta de jengibre germine . Si vas a cultivar jengibre en una maceta, elije una que tenga al menos 30 cm de profundidad.

Te recomiendo usar una maceta de plástico en lugar de una de terracota, siempre que te asegures de que haya agujeros en el fondo para el drenaje.

El mejor  momento para plantar  es a finales del invierno / principios de la primavera (finales de la temporada seca / principios de la temporada de lluvias en los trópicos verdaderos).

Llegó el momento de plantar el jengibre

Te puede interesar ver este video antes de seguir leyendo

  1. Si quieres aprovechar al máximo tu raiz, corta los dedos del rizoma, asegurándote de que cada pieza de rizoma tenga un minimo de 5 cm de largo con al menos tres yemas por dedo.
  2. Deja que las piezas se cicatricen durante 24 a 48 horas antes de plantar, ya que esto ayuda a controlar la posible pudrición de la raíz.
  3. Planta las secciones cortadas al menos a 30 cm de distancia de distancia a una profundidad no mayor de 3 cm. Para el cultivo comercial, el jengibre generalmente se planta en hileras dobles a 30 cm de distancia entre las hileras.
  4. Asegúrate de que las mejores yemas queden mirando hacia arriba
  5. Riega bien después de plantar.
  6. Las hojas emergerán después de aproximadamente 1 semana.
  7. Riega con moderación pero profundamente después de ver el brote fuera de la tierra.
  8. tu jengibre crecerá hasta 1 metro de altura y muchas de las raíces aparecerán por encima del suelo, lo cual es natural para este tipo de planta.

La importancia del riego adecuado

Después de plantar tu jengibre, es importante mantener la tierra húmeda, esto lo lograrás revisando tu jengibre con frecuencia y regando cuando la tierra parezca comenzar a secarse, pero antes de que lo haga por completo. Si notas un drenaje deficiente, deberás regar más espaciado para evitar la tierra empapada, ya que esto puede causar que se pudra.

Como plantar jengibre en climas templados y fríos

¿Alguna vez ha intentado plantar jengibre en el jardín durante todo el año?

Si la respuesta es “sí” y vives en una zona templada o fría, probablemente sentiste frustración al descubrir que el jengibre no volvió a brotar cuando lo revisaste en la primavera.

La realidad es que el jengibre se seca en cualquier lugar bajo 15 ° C . Es decir, el follaje sobre el suelo se amarillea, se marchita, se seca y se desprende hasta que no queda nada. O sea, mucho antes de la primer helada

Si esta fuera la temperatura mas baja, en la mayoría de los casos, esto significa que la planta acaba de quedarse inactiva o está “durmiendo” hasta que regresen los tiempos más cálidos. Si tocas el rizoma con los dedos, sentirás que, de hecho, todavía está duro, pero tierno y vivo.

Si deseas saber como plantar jengibre para que esté hermosa y vibrante durante todo el año, tendrás que asegurarte de que se mantenga a temperaturas superiores a los 15 °C en todo momento, de manera óptima entre 15  y 20° F en el momento más fresco. Si hace más frío, ¡esto le indica al rizoma que es hora de una larga hibernación hasta la primavera! Y, lamentablemente, es posible que no sobreviva.

Si las temperaturas alcanzan niveles bajo cero, a partir de los 3 ° C con las heladas, puedes esperar no solo que el follaje muera, sino que el rizoma se marchite y se vuelva sin vida. Las heladas no se pueden tolerar en absoluto, incluso si se exponen repetidamente a temperaturas de 5C, simplemente no prosperan de forma natural.

Si plantas en zonas de cultivo donde las temperaturas mínimas no bajan de los 10C, el jengibre permanecerá inactivo durante los meses de invierno, por efecto de la menor luminosidad y temperaturas más frías. Pero luego volverá en la primavera, sin preocupaciones., e incluso te regalará preciosas flores perfumadas.

Afortunadamente, existen algunos trucos sencillos para plantar jengibre en áreas más templadas, e incluso poder cosecharlo y consumirlo, ¡incluso durante las estaciones más frías! A continuación hablaremos del cultivo de jengibre en maceta y del transplante estacional.

Como plantar jengibre en maceta

Si vives en clima frío o si no tienes suficiente espacio, también puedes tener tu propio jengibre para cocinar delicioso y picante y que esté listo para cosechar cuando lo necesites.

Si vives en climas templados o fríos, ante cualquier advertencia o sospecha de temperaturas amenazadoras en otoño o primavera, deberás trasladarlo al interior rápidamente, por lo que deberás cultivar el jengibre en macetas.

Cuando llegue el invierno, si aún no lo has hecho, será el momento de llevar tu planta en maceta adentro, ¡donde podrá seguir siendo ser feliz y verde!

Tamaño y tipo de maceta

La maceta debe tener idealmente 30 cm de profundidad y un mínimo de 30 cm de ancho. Asegúrate de que la maceta tenga buenos agujeros de drenaje y que el sustrato elegido sea una variedad rica, fértil y absorbente, no seca ni arenosa. 50% Compost y 50% sustrato universal para macetas hacen una mezcla ideal.

Si la maceta es muy grande, es una buena idea que tenga esas bases con rueditas para poder moverla dentro de la casa buscando el lugar ideal

Si no puedes asegurarle a tu planta buena iluminación y temperatura en interiores, lo importante al menos es protegerla de las temperaturas de congelamiento. La planta perderá sus hojas y tallos pero los rizomas quedarán latentes hasta que mejoren las temperaturas del exterior.

Una vez que mejoren las temperaturas, podrás llevarla nuevamente al exterior y la planta volverá a brotar.

Transplante estacional

Esta técnica requiere más experiencia y un poco de coraje. Puedes trasplantarlos dentro y fuera de tu jardín todos los años, en lugar de mantenerlos en macetas.

Cuando hace suficiente calor, es hora de sembrar tus rizomas, y cuando se avecina el clima frío, simplemente los desentierras y los guardas en un lugar templado o los plantas y  cuidas en macetas en el interior.

Si lo desentierras con delicadeza no lastimarás el rizoma. Pero si deseas volver a ver a  tu jengibre rebrotar en el exterior la próxima temporada, también tendrás que estar atento a las fluctuaciones del clima para garantizar su seguridad.

Una vez que pasen los dias frios, vuelve a plantarlo en tierra, dale un poco de agua y, con suerte, verás que vuelve a la vida, incluso después de haber estado inactivo en un estante por varios meses.

Te puede interesar ver este video antes de seguir leyendo

Como cuidar la planta de Jengibre

Lograr que la temperatura suba lo suficiente para que tu planta realmente prospere es solo el comienzo. Una vez que obtengas su calidez y comodidad, hay un par de cosas más a considerar:

Tipo de suelo

Querrás cultivar lo más parecido posible a su tipo de suelo nativo , que es un suelo húmedo, fértil, rico y similar al humus que absorbe agua, pero no se empapa.

Riego

El tipo de suelo es ESPECIALMENTE importante ya que está relacionado con la hidratación, porque necesitarás regar todos los días, siempre manteniendo la tierra húmeda como la que el jengibre encontraría en su ambiente lluvioso nativo.

Para proteger las raíces de la pudrición, el agua también deberá poder escurrirse; la tierra fangosa y la raíz constantemente bajo el agua matarán tu planta y arruinarán todo tu trabajo.

Sombra parcial o sol suave

El clima nativo del Jengibre es tropical, lluvioso y boscoso. Mantén tus plantas alejadas del sol ; considera colocarlas a la sombra de un árbol que filtre el sol o debajo de una media sombra. Por más que vivas en un clima tropical, necesitarás algo para dar sombra a tu planta y retener la humedad, para que prospere mejor.

Como cosechar el jengibre

La magia de cultivar tu propio jengibre es que puedes tenerlo disponible y fresco cuando lo necesites.

Lo maravilloso de cultivarlo en áreas templadas es que puedes cosechar parte del rizoma directamente de la maceta a tu cocina, sin causar ningún daño a la planta.

Así es: es muy útil cultivar jengibre en macetas fáciles de manejar, incluso en interiores, ¡e incluso puedes tomar lo que necesites y dejar que el resto crezca!

La forma más común: simplemente desenterrarlo. Enjuaga toda la suciedad con agua corriente fría y úsala. Con este método, deberás cultivar varias plantas o comenzar de nuevo con un nuevo rizoma si deseas cosechas continuas. Pero no te preocupes demasiado porque, como veremos más adelante, si esta planta prospera, se multiplicará.

Para mantener vivo el rizoma: palpa todo el camino hacia abajo desde el brote sobre el suelo con los dedos, hasta el rizoma debajo del suelo. Midiendo al menos 5 cm de donde el tallo se encuentra con el rizoma, corta el resto de la raíz que crece lejos de la planta.

Esencialmente, solo necesitas dejar 5 cm del rizoma con el tallo intacto y seguirá creciendo.

¡y podrás usar estas porciones cortadas en tu cocina, mientras mantienes viva la planta para futuras cosechas!

Sin embargo, ten en cuenta que después de cortar todo el jengibre que puedas de una planta, deberás darle tiempo para que se recupere. Un mínimo de una semana de descanso es bastante típico.

Como reproducir el jengibre

Lo maravilloso de lo que te darás cuenta mientras cuidas esta sabrosa delicia es que le encanta multiplicarse.

Una vez que tu primer cultivo aumente de tamaño y asome varios tallos hacia arriba, a veces incluso hasta el punto de romper el recipiente, sabrás que es hora de dividirlo. ¡Con el tiempo, podrías tener bastantes macetas con esta exótica especia!

Simplemente corta las porciones de la raíz que tengan su propio tallo o “nódulo”, dejando al menos un tallo para que permanezca en la maceta. Asegúrate de que cada porción que cortes tenga al menos 5 cm de largo, o la planta no se desarrollará cuando la trasplantes.

En este punto, puedes comer lo que cortas. Pero también puedes tomar cada nuevo tallo de jengibre que hayas cortado y replantarlo en otra maceta o en tu jardín.

Sigue las instrucciones anteriores, riégalo y luego observa cómo crece.

Plagas y enfermedades del jengibre.

El jengibre se considera relativamente libre de plagas y enfermedades.

Algunas enfermedades que pueden afectar al jengibre son el daño de las hojas por plagas, marchitez bacteriana, hongos fusarium y nematodos que afectan las raíces.

La pudrición de la raíz también es posible si riega demasiado.

Los insectos que podrían ser atraídos por el jengibre son hormigas, pulgones, cochinillas, gusanos cortadores y ácaros. Las babosas y los caracoles también sienten cariño por la planta.

Algunos artículos que te pueden resultar de interés:

¡Ya sabes como plantar jengibre!

En pocas palabras, sí, puedes plantar jengibre prácticamente en cualquier lugar. Todo lo que se necesita es un poco de delicadeza, mano verde, diligencia y un ojo agudo sobre los cambios climáticos para tu clima local.

Aún mejor, es posible tener una gran cantidad de plantas en crecimiento a partir de una sola raíz, para que puedas comer jengibre todo el año o compartir el amor regalando algunas a tus amigos.


Yo recibiré una comisión por cada producto que compres en Amazon ingresando desde aquí

SaleBestseller No. 1
Einhell 3433300 GC-EL 2500 E - Aspirador-Soplador Eléctrico, Saco de 40L, Regulador de Velocidad, 7000 - 13500 rpm, 2500 W, 230 - 240 V
Inversión de función de aspiración y soplado sin herramientas; Interruptor de seguridad
40,11 EUR
Ver en Amazon
Bestseller No. 2
Aqua Control G6354 Grifo de Jardín Premium de Doble Salida 1/2'' - 3/4''
Compatible con todos los accesorios de riego, gracias a su rosca europea bspt de 3/4"
12,95 EUR
Ver en Amazon
SaleBestseller No. 4
Keter Pacific Cool Bar - Mesa nevera para jardín, Color Marrón
Nevera de jardín con dos posiciones de apertura: mesa coctel y mesa sobremesa; Preparada para el exterior: resistente a las condiciones meteorológicas, a la corrosión.
58,74 EUR
Ver en Amazon


Click aquí para leer todo el artículo

¿TE GUSTÓ?

¡Comparte con tus amigos!


¡Suscríbete a nuestro boletín!

TE PUEDE INTERESAR

Ver más post