¿BUSCAS ALGO EN PARTICULAR?

Ingresa las palabras claves de lo que necesitas

Cultivo de Rosales

Guía para principiantes: 10 consejos para cultivar rosas como un profesional

Sigue estos 10 consejos para cultivar con éxito tus rosales favoritos #jardin #jardineria #cultivar #huerto #huerta #huertourbano Gracias por compartir esta imagen en Pinterest Guardar

El cuidado de las rosas es más fácil de lo que piensas: cualquiera puede cultivarlas con éxito.

  • Planta tus rosas en un lugar soleado con buen drenaje.
  • Fertilízalas regularmente para obtener flores impresionantes.
  • Riégalas uniformemente para mantener la tierra húmeda.
  • Pódalas en invierno o a principios de la primavera.
  • Y estate atento a enfermedades como el mildiu o la mancha negra.

Si has tenido miedo de comenzar un jardín de rosas, la verdad es que las rosas no son más difíciles de cuidar que otros arbustos.

Los rosales modernos son hermosos y resistentes en una amplia gama de condiciones de cultivo, por lo que son muy fáciles de cultivar.

Para ayudar a los jardineros que quizás no hayan cultivado rosas antes, acá hay algunos  consejos para cultivar con éxito las reinas de los jardines.

Estos son los diez puntos esenciales para cultivar tus propias rosas y que estén hermosas año tras año:

1. Conoce las raíces

Puedes comprar rosas en macetas o como plantas latentes sin raíces. Cada tipo tiene sus beneficios. Si eres un cultivador novato de rosas, las rosas en contenedor son una excelente opción porque son fáciles de plantar y de establecer rápidamente.

Las pueden comprar en los viveros durante la época de más desarrollo, lo que te permitirá plantarlas cuando las condiciones climáticas sean ideales.

Una de las mayores ventajas de las rosas a raíz desnuda es la mayor selección de variedades disponibles. Además, las plantas a raíz desnuda son una forma económica y conveniente de pedir plantas por correo que no se pueden encontrar en un vivero local.

Antes de plantarlas, es importante saber que los rosales a raíz desnuda deben tener sus raíces empapadas durante la noche en agua antes de enterrarse, y las raíces deben mantenerse húmedas los primeros meses después de la siembra.

2. No te excedas

Existen numerosas clases de rosas, que van desde micro-miniaturas hasta grandifloras, desde cubiertas de tierra hasta rosas trepadoras, y algunas clases contienen cientos de variedades.

Si bien puede ser tentador llenar el jardín con una amplia variedad de rosas, es probable que termines con una variedad desordenada y demasiadas plantas para el espacio disponible.

Algunas variedades bien elegidas te darán mucha más satisfacción que docenas de plantas que no coinciden y que no funcionan en armonía.  

3. Encuentra el lugar correcto

Para conseguir una floración espectacular y que las plantas estén más saludables, los rosales deben recibir de seis a ocho horas de luz solar al día.

En climas especialmente calurosos, a las rosas les va mejor cuando están protegidas del sol de la tarde. En climas fríos, plantar un rosal junto a una cerca o muro orientado al sur (en el hemisferio Norte) o al norte (en el hemisferio Sur) puede ayudar a minimizar el daño por heladas invernales.

Las rosas también prosperan cuando se plantan en un suelo bien drenado que es rico en materia orgánica.

En suelos arcillosos pesados, mezcla el compost , la turba y otra materia orgánica para mejorar el drenaje.

En suelos magros y arenosos, agregar compost ayuda a retener la humedad cerca de las raíces de la planta.

4. Elige el momento óptimo

El mejor momento para plantar rosas es en la primavera, después de la última helada, o en el otoño al menos seis semanas antes de la primera helada promedio en su área. Esto le da a las raíces suficiente tiempo para excavar en el suelo antes de que las plantas se queden dormidas durante el invierno.

Las rosas de raíz desnuda generalmente están disponibles solo a principios de primavera y deben plantarse poco después de llevarlas a casa. Las rosas que crecen en contenedores dan más flexibilidad en el tiempo de plantación y pueden ir al suelo siempre que las condiciones climáticas sean agradables.

Para obtener los mejores resultados, siembra rosas en un día tranquilo y nublado. Plantar en un día caluroso y soleado o durante una ola de calor del verano puede estresar un rosal o cualquier otro tipo de planta.

5. Cava profundo

El tamaño del pozo en el que siembras tus rosas es uno de los factores clave para que comiencen bien. Ya sea que estés plantando rosas de raíz desnuda o en contenedor, debes cavar un hoyo lo suficientemente profundo y ancho como para acomodar las raíces de la planta y permitir un buen drenaje, ya que a las rosas no les gustan tener las raices empapadas.

Si estás plantando varios rosales juntos, colócalos al menos a 1 metro de distancia para darle a la planta un amplio espacio de crecimiento a medida que vaya madurando.

Mezcla una cantidad generosa de compost de jardín, musgo de turba u otra materia orgánica con la tierra que se sacó del hoyo de plantación.

Usa un poco de esta mezcla en el fondo del hoyo de plantación y coloca el rosal en el hoyo. El nudo del injerto debe estar a nivel del suelo en climas templados, y de 5 a 10 cm por debajo del nivel del suelo para climas fríos.

Llena el hoyo parcialmente con la mezcla de tierra y agrega un fertilizante de liberación lenta. Riega bien y luego termina de llenar el hoyo con la tierra restante.

Riega nuevamente, y amontona la tierra suelta alrededor de los tallos para proteger la rosa mientras se aclimata a su nuevo sitio.

6. Fertiliza con frecuencia

Para producir una impresionante floración, un rosal necesita ser fertilizado regularmente. Los métodos orgánicos proporcionan un suministro lento y constante de nutrientes.

Las aplicaciones mensuales de compost, abono compostado y otros fertilizantes orgánicos y naturales funcionan bien.

Las enmiendas orgánicas también ayudan a fomentar los microorganismos benéficos del suelo y un pH del suelo bien equilibrado.

Los fertilizantes de liberación lenta proporcionan el equilibrio adecuado de nitrógeno, fósforo, potasio y otros nutrientes menores y también brindan a los rosales el alimento que necesitan para un crecimiento óptimo.

El contenido de nutrientes en los fertilizantes sintéticos es mayor que el que hay en las enmiendas orgánicas, por lo que se necesitan menos aplicaciones, generalmente una vez en la primavera y otra en el otoño.

Para las plantas a raíz desnuda recién plantadas, aplica enmiendas orgánicas al suelo en el momento de la siembra, luego espera hasta que la planta haya producido sus primeras floraciones para aplicar fertilizantes químicos para que no queme las nuevas raíces.

Independientemente del tipo de fertilizante que uses, asegúrate de seguir la etiqueta del producto para conocer la cantidad y frecuencia de aplicación.

7. Riega sabiamente

Las rosas se desarrollan mejor cuando la humedad del suelo se mantiene uniforme durante la temporada de crecimiento. La cantidad y frecuencia de riego depende de su tipo de suelo y clima.

Las rosas que crecen en suelos arenosos necesitan más riego que aquellas en suelos arcillosos más pesados. Las condiciones cálidas, secas y ventosas también resecarán las rosas rápidamente.

La forma de riego es tan importante como la frecuencia. Se recomienda usar una manguera de goteo para dar agua directamente a las raíces y evitar las hojas.

Para garantizar un rosal saludable, aplica el equivalente a 25 mm de lluvia por semana durante la temporada de crecimiento. Riega a nivel del suelo para evitar que el follaje se moje, porque las hojas mojadas fomentan enfermedades como la mancha negra y el mildiu polvoriento.

8. Poda como un experto

Es casi imposible matar un rosal con una poda excesiva, pero si sigues algunas reglas simples, los resultados se verán más profesionales y darán como resultado una planta más saludable.

Los rosales modernos no necesitan tanta poda como la mayoría de la gente piensa. Sin embargo, es recomendable una poda básica a principios de la primavera para un rosal establecido.

Un buen par de tijeras de poda y guantes de poda pueden hacer el trabajo aún más fácil.

Primero, retira todas las ramas muertas y dañadas (cualquiera que se vea marrón), luego reduce un tercio a la mitad del crecimiento del año anterior hasta encontrar centros sanos y blancos dentro de la rama.

Si vives en un clima con una estación invernal, el mejor momento para hacer una poda dura es a principios de la primavera. Sin embargo, puedes podar ligeramente tus rosas durante toda la temporada para mantenerlas bien arregladas.

La única otra poda necesaria para la mayoría de las variedades de rosas en flor es descabezar las flores marchitas para alentar la floración a lo largo de la temporada.

Simplemente corta por debajo del primer tallo de cinco hojas para promover el rebrote. Si tus rosales no desarrollan escaramujos, no se necesita descabezar porque las flores se caerán automáticamente y las plantas seguirán produciendo más flores.

9. Mantenlas saludables

La mejor manera de prevenir las enfermedades de las rosas es elegir variedades resistentes a las enfermedades. Estas rosas se crían y seleccionan para resistir las aflicciones de rosas más comunes, incluido el moho polvoriento y la mancha negra.

El moho polvoriento generalmente aparece durante el verano, especialmente cuando los días son calurosos y secos y las noches son frescas y húmedas. Los síntomas incluyen hojas que se rizan y se retuercen y el desarrollo de un polvo blanco sobre las hojas.

Para evitar el mildiu polvoriento, riega las plantas al nivel del suelo por la mañana, ya que las hojas mojadas, especialmente durante la noche, proporcionan el ambiente perfecto para la infección.

Podar un rosal para permitir que el aire circule a través del follaje también ayuda a prevenir este crecimiento del moho.

La mancha negra es una enfermedad fúngica transmitida por el agua, que aparece como manchas negras circulares o marrones en el lado superior de las hojas, comenzando desde la parte inferior delarbusto y avanzando hacia arriba, causando finalmente la defoliación.

Esta enfermedad se previene de la misma manera que previene el moho polvoriento, mejorando la circulación de aire a través de la planta y regando a nivel del suelo.

Una simple mezcla de bicarbonato de sodio y aceite hortícola puede ayudar a combatir la propagación de la mancha negra, o usar un fungicida orgánico.

Los insectos molestos a los que les gusta alimentarse de los rosales incluyen pulgones, escarabajos japoneses  y araña roja.

La mayoría de estas plagas se pueden controlar con aceite de neem o jabón insecticida. En el caso de los pulgones, el chorro de agua de una manguera por la mañana suele ser el único tratamiento necesario.

En su mayor parte, las rosas son fuertes y resistentes, y prosperarán con un poco de amor. No es necesario hacer mucho para que las mejores rosas nuevas crezcan bien. Las variedades más nuevas de rosas son mucho más resistentes a las enfermedades que las variedades más antiguas.

10. Muéstralas

  • Por supuesto, uno de los mayores placeres de plantar rosas de jardín es la cosecha. Las rosas han sido apreciadas durante mucho tiempo por sus hermosas y fragantes flores cortadas, pero no hay rosas más hermosas que las recolectadas en el propio jardín. Aquí hay algunas reglas generales para preservar sus rosas cortadas el mayor tiempo posible:Las rosas durarán más cuando se corten inmediatamente después de la etapa de brote, cuando los pétalos comienzan a abrirse.
  • Usa podadoras de mano o tijeras de jardín con cuchillas afiladas para cortar los tallos sin lastimar los canales de absorción de agua.
  • Corta las rosas cuando estén húmedas, frescas e hidratadas, ya sea temprano en la mañana o durante la noche, para que la planta no se vea estresada por el clima cálido y la exposición al sol.
  • Vuelve a cortar los tallos de las rosas justo antes de colocarlos en un florero para eliminar las burbujas de aire que eviten que tomen agua. También corta los tallos en un ángulo de 45 grados para que no descansen en el fondo del florero.
  • Pela las hojas inferiores que caen debajo de la línea de flotación para evitar la pudrición y el crecimiento bacteriano. Por encima de la línea de flotación, deje la mayor cantidad de follaje posible, lo que ayudará a extraer el agua.
  • Cambia el agua con frecuencia, a diario si es posible, para eliminar cualquier bacteria. También recorta los tallos de las flores cada pocos días para mejorar la absorción de agua.

Ver más

¿TE GUSTÓ?

¡Comparte con tus amigos!

¡Suscríbete a nuestro boletín!