Consejos para cultivar la corona de Cristo en interior

Cultivar esta planta es fácil porque se adapta bien a la temperatura ambiente interior de una casa y a ambientes interiores secos. También perdona sin quejarse riegos y nutrición fallida ocasional. Sigue leyendo para conocer más sobre los cuidados de la Corona de Cristo #jardin #jardineria #cultivar #huerto #huertourbano
Gracias por compartir en Pinterest

En Tailandia se dice que el número de flores en una corona de Cristo predice la suerte del dueño de la planta. En los últimos 20 años, los hibridadores han mejorado la planta para que produzca más y más flores (y si el dicho es verdad, mejor suerte) que nunca.

En el entorno correcto, los híbridos de Euphorbia (corona de Cristo) florecen casi todo el año.

Cómo cultivar la corona de Cristo en el interior?

Si estás buscando una planta que prospere en las tipicas condiciones del interior de una casa, prueba con la corona de Cristo ( Euphorbia milii ). Cultivar esta planta es fácil porque se adapta bien a la temperatura ambiente interior de una casa y a ambientes interiores secos. También perdona sin quejarse riegos y nutrición fallida ocasional.

Coloca la planta en la mejor ubicación posible. Una ventana muy soleada, donde recibirá de tres a cuatro horas de luz solar directa cada día. Las temperaturas ambientales promedio de entre 18-24 C.  están bien.

La planta puede resistir temperaturas tan bajas como 10 ° C en invierno y hasta 32 ° C en verano.

Cuidados de la Corona de Cristo

Desde la primavera hasta el final del otoño, riega la corona de Cristo cuando la tierra esté seca a una profundidad de aproximadamente 2 cm, que es aproximadamente la longitud de su dedo hasta el primer nudillo.

Riega la planta inundando la maceta con agua. Después de que todo el exceso de agua se haya drenado, vacía el platito debajo de la maceta para que las raíces no queden en contacto con el agua.

En invierno, permite que el suelo se seque a una profundidad de 5 a 8 cm antes de regar.

Alimenta la planta con un fertilizante líquido para plantas de interior o con te de compost. Riega la planta con el fertilizante cada dos semanas en primavera, verano y otoño. En invierno, diluye el fertilizante a la mitad de la fuerza y ​​úsalo mensualmente.

La corona de Cristo necesita sustrato para macetas que drene rápidamente. Una mezcla diseñada para cactus y suculentas es ideal.

Cambia de maceta la planta cada dos años a fines del invierno o principios de la primavera.

Usa una maceta que sea lo suficientemente grande como para que  las raíces entren cómodamente. Retira la mayor parte del sustrato para macetas viejo, tanto como sea posible sin dañar las raíces.

A medida que el suelo de macetas envejece, este pierde su capacidad para gestionar el agua de forma efectiva, y esto puede conducir a la pudrición de la raíz y otros problemas.

Usa guantes cuando trabajes con la corona de Cristo.

La planta es venenosa si se come y la savia causa irritaciones en la piel .

La corona de Cristo también es venenosa para las mascotas y debe mantenerse fuera de su alcance.

Suscríbete al boletín por email de Cosas del Jardín