¿BUSCAS ALGO EN PARTICULAR?

Ingresa las palabras claves de lo que necesitas

Cultivo de tomate

Por qué los tomates se pudren en la planta – Podredumbre apical del tomate

Por qué los tomates se pudren en la planta – Podredumbre apical del tomate Gracias por compartir esta imagen en Pinterest Guardar

¿Te está pasando que el tomate se pudre en la parte inferior? Un problema común en la huerta, especialmente en el cultivo de tomates , y un tema muy preguntado, la podredumbre apical o necrosis apical suele verse en los frutos que están en la mitad de su crecimiento o al principio de la temporada. Entonces, ¿qué es la podredumbre apical y qué se puede hacer al respecto? Sigue leyendo para obtener más información.

Causas de la podredumbre apical del tomate

La podredumbre o necrosis apical es una condición fisiológica que produce una mancha marrón o amarilla que aparece en el extremo de la fruta donde alguna vez estuvo la flor. A medida que el tomate crece, este punto se oscurece, con el tiempo se vuelve como un cuero negro, e incluso puede cubrir hasta la mitad inferior de la fruta.

A menudo, la podredumbre apical en los tomates se atribuye a la falta de calcio , ya sea por el suelo empobrecido y mal drenado o simplemente porque el calcio no llega a donde tiene que llegar debido a la transpiración, especialmente cuando las plantas están bajo estrés. Técnicamente, las manchas marrones de la podredumbre apical en los tomates son causadas por esta falta de calcio. Por esta razón, a menudo se recomienda que agregue calcio al suelo o que reponga el calcio en la planta a través de una aplicación foliar para ayudar a corregir el problema. Pero en realidad es muy raro que el suelo carezca de calcio.

En cambio, puede haber una serie de otras causas ambientales que generen la podredumbre apical del tomate, desde el riego desigual debido a la sequía, lluvias intensas o hasta por culpa de un jardinero demasiado obsesionado con la fertilización. El rápido crecimiento de la planta, especialmente si se le administra una sobreabundancia de nitrógeno desde el principio, así como las elevadas temperaturas de verano pueden contribuir a la podredumbre apical en tomates y otras frutas susceptibles, como pimientos ,   berenjenas, calabazas y sandías.

La podredumbre en la parte inferior del tomate o necrosis apical ocurre no porque el suelo carezca de calcio, sino porque la planta simplemente no puede sacar el calcio del suelo a un ritmo lo suficientemente rápido para estar a la altura del al ritmo del crecimiento de la planta o porque el estrés hace que la planta no pueda procesar el calcio que la planta está tomando

Cómo detener la putrefacción de la flor de tomate

Desafortunadamente, este trastorno no se puede “curar” por completo, ya que no se puede controlar la naturaleza. Dicho esto, la podredumbre apical del tomate puede aliviarse o manejarse hasta cierto punto tomando medidas para mejorar o evitar las condiciones que fomentan su desarrollo, al menos las que el jardinero controla más fácilmente, como la tierra pobre, el riego y la fertilización.

Plantar los tomates en un momento oportuno y en un suelo bien drenado modificado con materia orgánica contribuirá en gran medida a proporcionarles a las plantas exactamente lo que necesitan para desarrollar un crecimiento saludable desde el principio, lo que significa que no sea necesaria una dosis adicional de fertilizante. Y si fertiliza los tomates , opte por uno con menos nitrógeno y aplique solo a las dosis recomendadas, o reduzca a la mitad.

También es importante proporcionar cantidades adecuadas y uniformes de agua para las plantas de tomate . La adición de mulch puede ayudar a retener la humedad mientras se mantiene el suelo y las raíces de la planta aisladas.

Aunque puede o no ser efectivo, y es un tema muy debatido, la adición de cáscaras de huevo trituradas , piedra caliza o carbonato de calcio en el suelo no es perjudicial, pero tampoco puede ayudar mucho.

Con todo, la mayoría de las variedades de plantas de tomate se verán afectadas en algún momento con esta podredumbre o necrosis apical. Pero, en la mayoría de los casos, a medida que avanza la temporada, esta condición normalmente desaparecerá por sí sola sin mayores efectos negativos. En cuanto a la fruta que sufre la podredumbre apical del tomate, estas pueden simplemente ser recogidas y descartadas o cortar las partes malas de las más grandes, más maduras y comerse el resto, no te hará daño.

Ver más

¿TE GUSTÓ?

¡Comparte con tus amigos!

¡Suscríbete a nuestro boletín!