COSAS DEL JARDIN

BUSCAS ALGO EN PARTICULAR?

Ingresa las palabras claves de lo que necesitas

Como cuidar la violeta africana

Como cuidar la violeta africana

Gracias por compartir esta imagen en Pinterest Guardar

La violeta africana es una de las plantas de interior más populares del mundo y por una buena razón. Estas plantas compactas y pequeñas florecen varias veces al año y están disponibles en una multitud de formas y colores de hojas.

No te dejes intimidar por su reputación de difíciles: siempre que sigas unas simples reglas, la violeta africana debería prosperar en interior. Con un poco de experiencia, es posible mantenerlas en flor casi todo el año.

Condiciones de cultivo

Luz: brillante, pero no luz de sol directa. Si las hojas se vuelven delgadas de color verde oscuro y los tallos tienen un aspecto estirado, significa que la planta recibe muy poca luz; por el contrario las hojas de color verde claro o con manchas blancas indican demasiada luz.

Agua: Mantener la tierra húmeda con agua tibia y condiciones de máxima humedad. No permitas que el agua entre en contacto con las hojas para evitar dañar la planta. A lo sumo un rocío liviano sobre las hojas si el ambiente es muy seco

Idealmente riega desde abajo sumergiendo parte de la maceta en agua durante algunos minutos o empuja el pico de la regadera contra el suelo cuando riegues. No mojes las hojas de la violeta africana con el riego.

Es importante asegurar un optimo drenaje, la tierra tiene que estar humeda pero no tiene que sentirse como un barro espeso. No permitas que la planta se sienta en tierra demasiado empapada. Las raices deben poder respirar.

Temperatura: no permitas que caiga a menos de 15C. La temperatura ideal es 21C. Mucho cuidado en inverno con los chifletes que puedan entrar por la ventana.

Sustrato: Es esencial una mezcla especial macetas que facilite el drenaje. El drenaje deficiente puede causar la pudrición de la raíz, en la que la planta se satura de agua y sus hojas comienzan a caer, por lo tanto, asegúrate de que la planta nunca se encuentre en agua estancada durante un período prolongado.

Es muy recomendable que el sustrato donde plantemos nuestra violeta africana tenga mucho compost.

Fertilizante: Fertiliza cada 2 semanas con un fertilizante con alto contenido de fósforo, pero solo durante la temporada de crecimiento activo (primavera y verano). Solo comienza a fertilizar cuando la planta parezca necesitar un impulso adicional. La fertilización excesiva es un problema más común que la fertilización insuficiente.

Como reproducir la Violeta Africana

La violeta africana se puede reproducir fácilmente a partir de una hoja

Paso 1: Retira y recorta la hoja.   Retira una hoja fresca de la planta que desea reproducir. Es mejor usar una hoja madura, pero no una que sea vieja y resistente. Con un cuchillo afilado o una navaja, corta la parte superior de la hoja. Este no es un paso necesario, pero fomentará la producción más rápida de raíces y plántulas a partir de la hoja cuando esté enraizada y evitará que la hoja “madre” siga creciendo.

Paso 2: Cortar el pecíolo de la hoja.   Corta el pecíolo (es decir, el tallo de la hoja) en un ángulo de 45 grados, con el lado cortado hacia arriba, hasta aproximadamente 1cm de largo. Al cortar en ángulo, esto fomentará una mayor producción de raíces y plántulas, y es más probable que aparezcan frente a la hoja enraizada, en lugar de esconderse detrás o debajo de ella.

Paso 3: Enraizar el corte de la hoja. Llena una maceta pequeña con tu sustrato para esquejes. Esta mezcla debe ser muy ligera y porosa. Mi mezcla recomendada es 1 parte de turba, 1 parte de perlita. La mezcla debe humedecerse (no demasiado empapada o la hoja se pudrirá). Haz un agujero en la mezcla con un lapiz. Empuja el pecíolo de la hoja en este agujero, hasta la parte inferior de la hoja, y aprieta firmemente alrededor de él. Se puede enraizar más de un esqueje de hoja en una sola maceta, si hay espacio. Etiqueta la macetay colócala en un recipiente transparente cubierto o en una bolsa de plástico. Luego, colócalo en un lugar brillante con temperatura moderada, sin sol directo o en lugares muy cálidos,

Paso 4: Plántulas a las 12 semanas.   Una o más plántulas comenzarán a desarrollarse desde el extremo cortado del pecíolo de la hoja enraizada y se abrirán camino por encima del suelo. Las que se muestran en la foto están listas para ser separadas y plantadas ahora, pero generalmente esperamos de 4 a 5 meses, ya que el tiempo adicional permite que crezcan más plántulas a partir del esqueje. Las plántulas también serán un poco más grandes, más fáciles de manipular y con más probabilidades de sobrevivir al trasplante.

Paso 5: Separa las plántulas de la hoja “madre”.  Cuando las plántulas sean lo suficientemente grandes para que las puedas manipular cómodamente, se pueden separar de la hoja “madre”. Retira el esqueje de su maceta, agarra firmemente una plántula y retírala suavemente del esqueje de la hoja. Si tu mezcla de enraizamiento es liviana y no demasiado empapada, debes hacerlo fácilmente sin necesidad de un cuchillo. No te preocupes demasiado si tu plántula no tiene muchas o incluso ninguna raíz; siempre que la plántula en sí esté sana, producirá raíces cuando esté en maceta.

Paso 6: Prepara la maceta para la plántula.  Llena una maceta pequeña (5 cm de diametro) con sustrato universal apra macetas. Haz un pequeño agujero lo suficientemente profundo como para sostener la plántula que se va a plantar; puedes usar un lápiz para hacer esto.

Paso 7: Plántula en maceta.   Empuja suavemente la plántula en el hoyo y aprieta el suelo a su alrededor. La plántula debe colocarse lo suficientemente profunda en el suelo para que ninguno de los tallos centrales desnudos o ‘tronco’ quede expuesto, pero no tan profundo como para enterrar el pequeño punto de crecimiento en el centro de la planta.

Paso 8: ¡Listo!   Etiqueta la planta y riégala ligeramente. Las plántulas más grandes se pueden colocar inmediatamente entre tus otras violetas africanas. Si la plántula aún es muy pequeña y / o tiene pocas raíces, es posible que desees colocarla en un recipiente transparente cubierto o en una bolsa de plástico. Esto proporcionará un pequeño entorno similar a un “terrario” y lo protegerá mientras se establece. Sácalo de este recipiente en unas pocas semanas.

Bestseller No. 1
DECOALIVE Spathiphyllum Planta de Interior Natural Altura 35cm Lirio de la Paz Espatifilo Planta con Flor Blanca
  • Planta purificadora del aire.
  • Ideal para decorar el interior del hogar.
  • Presenta flores blancas durante casi todo el año.

Transplante

La violeta africana crece mejor cuando las macetas les quedan ligeramente ajustadas. Transplanta sólo cuando sea necesario y a una maceta apenas un poco más grande.

La violeta africana tendrá mayor floración si las raices están un poco apretadas.

Para transplantar estas plantas, simplemente agarra la planta como un todo, levántala y plántala en el nuevo contenedor, asegurándote de no dañar sus sistemas radiculares durante el proceso.

Las señales más comunes de que la planta está estresada y que necesita ser transplantada incluyen la caída de hojas y la superpoblación de plantas, así como las raíces que sobresalen de la superficie del suelo. Estate atento y replanta si crees que ayudará.

Te recomiendo este sustrato para macetas que puedes comprar por AMAZON con mi link de Afiliado (click aquí)

Variedades

Las plantas originales, Saintpaulia ionantha, se introdujeron en Alemania en 1893. Dos años más tarde, se introdujo Saintpaulia confusa.

Desde entonces, se han producido miles de variedades. Hoy en día, la violeta africana está disponibles en flores simples y dobles, en todos los colores y con formas de hojas muy variadas.

Como cuidar la violeta afriacana

La violeta africana prosperará en condiciones de luz brillante sin sol, cálidas y húmedas.

Evita que el agua toque sus hojas o aparecerán manchas marrones, indicio que tu planta se está enfermando con hongos

Quita las flores y las hojas muertas tan pronto como las veas para alentar una planta más saludable.

Controla regularmente el suelo y la planta para asegurarte de que no haya acumulación de hojas muertas. Esto alentará la podredumbre de la raíz de la violeta africana.

Cultivar estas plantas de interior es realmente una cuestión de equilibrio; tienes que asegurarte de que los diferentes factores que intervienen en su cultivo son ponderados uno contra el otro: Deben mantenerse en condiciones lo suficientemente húmedas para que no se sequen, y sin embargo, exponerlas un poco a la brisa fresca para evitar que las hojas se humedezcan demasiado.

Plagas y enfermedades de la violeta africana

La violeta africana, por lo general son de tener problemas de enfermedades y plagas, pero la mayoría de estos se pueden evitar siguiendo las prácticas culturales recomendadas para mantener las plantas saludables.

Enfermedades

Pudrición de la corona y la raíz: uno de los problemas fúngicos más graves de la violeta africana generalmente se nota por primera vez cuando la corona y las raíces de la planta se vuelven blandas o esponjosas. Las hojas más viejas se caen y las hojas más jóvenes en el centro de la planta aparecen atrofiadas, se vuelven negras y mueren. Las especies de hongos Pythium y Phytophthora pueden causar este problema, especialmente cuando las plantas se riegan en exceso, tienen un drenaje deficiente o se plantan demasiado profundamente. Cualquiera de estas condiciones puede contribuir a la pudrición de la corona y las raíces.

Prevención y tratamiento: Evita enfermedades utilizando siempre mezclas de tierra para macetas esterilizadas y recipientes limpios al plantar. No plantes las violetas africanas demasiado profundo. Poda todo lo que veas enfermo y aplica fungicida a base de cobre. Desecha las plantas cuando estén muy enfermas. No vuelvas a plantar violeta africana en ese sustrato enfermo.

Botrytis: El tizón de Botrytis es causado por el hongo Botrytis cinerea y, a menudo, aparece primero como pequeñas lesiones acuosas en la parte inferior de la hoja. Las hojas, los tallos o las flores aparecen marchitas y se vuelven de color marrón oscuro a gris, a menudo con una capa de una especie de ceniza en la superficie.

Prevención y tratamiento: Poda y desecha todo el material vegetal muerto y moribundo. Proporciona una mejor circulación de aire y evita que las flores y el follaje se mojen. La Botrytis a menudo es consecuencia de una infestación de ácaros, por lo que controlar esta plaga ayuda a controlar esta enfermedad. Aplica fungicida con cobre para intentar controlar esta enfermedad.

Insectos y plagas relacionadas

Ácaros ciclamen: los ácaros no son insectos, pero están más estrechamente relacionados con las arañas. Los ácaros del ciclamen ( Steneotarsonemus pallidus ) son una de las plagas más graves de la violeta africana. Son extremadamente pequeños (aproximadamente 1/100 de cm de largo) y no se pueden ver a simple vista. Normalmente, el daño a las plantas es el primer indicio de su presencia. 

Se alimentan de nuevos brotes (es decir, hojas en el centro de la planta). Los síntomas pueden incluir un severo retraso en el crecimiento de las hojas en el centro de la planta, a veces con curvatura de las hojas. Las hojas nuevas suelen ser muy peludas, lo que las hace parecer grisáceas. Los botones florales también pueden atrofiarse y deformarse o incluso no abrirse.

Los ácaros ciclamen se desarrollan más rápidamente con alta humedad (80 a 90 por ciento) y una temperatura de 15 ° C. Para ocultarse de la luz, se esconden en la corona de la planta o los pliegues de las hojas ubicados en el área donde se encuentra el pecíolo (tallo que une la hoja al tallo). Justamente por esto, el daño generalmente se ve primero allí. 

Los ácaros se alimentan chupando la savia de la planta. Durante la alimentación, inyectan una sustancia química tóxica que altera los patrones normales de crecimiento. Con fuertes infestaciones, las hojas y los botones florales pueden morir. Si se ignora, toda la planta o solo el centro de la planta puede morir. Incluso después de que se controlen las infestaciones, algunos síntomas permanecerán. 

Una vez controlada la plaga, volver a la apariencia normal requiere tiempo y una poda gradual de las hojas deformadas. Lamentablemente, si la planta está muy dañada por estos ácaros la mejor solución será desechar la planta y comprar una nueva.

Prevención y control: Espacia las plantas de modo que no se toquen para evitar la propagación de los ácaros del ciclamen. Además, ten cuidado de no tocar las plantas infestadas antes de trabajar con plantas no infestadas. Aislar las plantas infestadas. Las plantas muy infestadas deben descartarse. Las macetas de plantas desechadas no deben reutilizarse hasta que se hayan remojado durante 30 minutos en una solución de 1 parte de lejía doméstica por 9 partes de agua.

Para plantas valiosas, rocía con un acaricida que esté etiquetado para su uso en plantas de interior. Saca la planta al aire libre durante las temperaturas suaves y rocía con un jabón insecticida o productos que contengan azufre o tau-fluvalinato. Es posible que se requieran dos o tres pulverizaciones a intervalos de tres días para controlar los ácaros. Consulta la Tabla 1 para ver ejemplos de marcas y productos. Sigue las instrucciones de la etiqueta para el uso y la seguridad de todos los productos.

Cochinillas: varios tipos de cochinillas son plagas de la violeta africana. Entre otras la cochinilla de los cítricos ( Planococcus citri ) y la cochinilla de Comstock ( Pseudococcus comstocki ). Las cochinillas miden aproximadamente 1 cm de largo. Tienen cuerpos blandos y están cubiertos con un material ceroso blanco que les da un aspecto algodonoso. Se encuentran en hojas, tallos y en las uniones de las hojas. Se alimentan chupando la savia de las plantas. Su alimentación provoca hojas atrofiadas y deformadas. Una infestación intensa puede causar la muerte de hojas y plantas. Mientras se alimentan, excretan melaza (un material azucarado) que puede cubrir las hojas, haciéndolas pegajosas.

Prevención y control: Evita traer estas plagas a la casa inspeccionando cuidadosamente una nueva planta, incluido el fondo de la maceta, en busca de huevos de cochinilla. Las infestaciones leves de cochinillas se pueden controlar eliminándolas con un hisopo de algodón humedecido en alcohol isopropílico. Repite según sea necesario.

Te puede interesar leer este artículo donde te muestro como controlar la cochinilla algodonosa ->CLick para LEER

Otros problemas

Violeta africana no florece: los botones florales de violeta africana pueden no abrirse, volverse marrones y caerse. Las condiciones ambientales desfavorables, como las bajas temperaturas, la mala aireación del suelo, el suelo húmedo o el aire excesivamente seco, contribuyen la escasa floración.

Pudrición del pecíolo : el síntoma de la pudrición del pecíolo es una mancha de color óxido que aparece donde el tallo de la hoja toca la maceta. Esto no es una enfermedad, pero se produce cuando las sales de fertilizantes se acumulan en el borde de la maceta y en la superficie del suelo. Evita la fertilización excesiva de las plantas y asegúrate de utilizar agua sin sales para regar, como el agua de lluvia o el agua del aire acondicionado. Elimina las sales restantes del suelo regando la maceta con abundante agua limpia.

Manchas de agua: los patrones de líneas y anillos amarillos o blancos en las hojas de violeta africana pueden ser causados ​​por el contacto con agua fría. Manten las hojas secas al regar para evitar este problema.

Click aquí para leer todo el artículo

¿TE GUSTÓ?

¡Comparte con tus amigos!


¡Suscríbete a nuestro boletín!

TE PUEDE INTERESAR

Ver más post