COSAS DEL JARDIN

BUSCAS ALGO EN PARTICULAR?

Ingresa las palabras claves de lo que necesitas

11 consejos para combatir las enfermedades de la vid

11 consejos para combatir las enfermedades de la vid

Gracias por compartir esta imagen en Pinterest Guardar

Tanto las uvas de interior como las de exterior padecen enfermedades fúngicas que afectan a las hojas y los frutos. Las principales enfermedades de la vid son el mildiú, el oidio, la podredumbre gris, la antracnosis, la yesca, la roya, la podredumbre de las raices y la exicoriosis.

Te voy a dejar aquí 11 consejos para combatir enfermedades de la vid y luego una guia para identificar las enfermedades más comunes.

1. Aplica fungicida preventivo al comienzo de la temporada

Esta es una de las cosas que la gente no siempre hace, pero especialmente si tuvo muchas enfermedades el año anterior, la fumigacion preventiva a fines de invierno son una buena manera de comenzar la temporada con ventaja.
Puedes aplicar caldo bordelés, o fungicidas formulados con azufre o cobre para matar las esporas de hongos que hibernan en la vid.

2. Poda

Además de la fumigación preventiva, es importante que elimines físicamente la mayor cantidad de esporas posibles, ya sea podando y quemándolas o enterrando troncos grandes para destruir los patógenos fúngicos.

Cortar las ramas y racimos enfermos y podar la madera muerta ayudará, y esto es algo que querrás hacer antes de que comience la próxima temporada.

3. Permite que penetre la luz solar.

Permitir que entre la luz del sol a tu cultivo tiene una serie de beneficios para el control de enfermedades: reducen la humedad relativa para desalentar el ataque de hongos, aumentar la exposición a la luz solar para endurecer la piel de las frutas y matar las esporas de hongos, y mejorar la cobertura del rociado.

Es importante realizar podas estratégicas en invierno, y controlar el crecimiento en verano, eligiendo los brotes en función de su orientación. Además, arrancar hojas para ayudar a controlar la pudrición del racimo.

4. No bajes la guardia.

Si una enfermedad fue un problema la temporada pasada, debes asumir que esta enfermedad todavía está al acecho, incluso si las vides comienzan la temporada con un aspecto saludable.

Es fácil pensar que tal vez este año no vaya a ser tan malo, pero si fue malo el año pasado, si no haces nada, lo más probable es que veas un inicio más temprano de la enfermedad y niveles más altos de enfermedad en tu vid.

A menos que actúes temprano, puedes ser tomado por sorpresa, porque las enfermedades fúngicas pueden aparecer repentinamente y empeorar muy rápidamente.

5. Revisar cuanto antes y a menudo.

Es útil explorar los viñedos temprano en la temporada antes de la floración, porque si ves muchas manchas de pudrición negra en las hojas, o Exicoriosis en las ramas y hojas, eso indica que tienes esporas esperando para atacar tus uvas.

Desde el comienzo de la temporada, te recomiendo que revises al menos una vez a la semana y te enfoques en las variedades más susceptibles.

6. Aplica fungicidas preventivos y sistémicos.

Los preventivos como cobre, azufre, aceites, sales y extractos de plantas, así como los biofungicidas, pueden proporcionar un control económico al comienzo de la temporada, especialmente para la Exicoriosis y la pudrición negra, y el azufre se puede usar para el control temprano del oídio en cultivares que no son sensibles al azufre.

Los fungicidas sistémicos son efectivos en dosis bajas y brindan una buena cobertura y pueden tener alguna “acción de retroceso”, evitando que las infecciones recientes se conviertan en enfermedades.

Tienden a ser más resistentes a la lluvia que los fungicidas preventivos, pero pueden requerir una nueva aplicación después de los 50 mm de lluvia.

Aplica fungicidas sistémicos durante condiciones de clima nublado y húmedo cuando la cutícula cerosa de la planta permite una absorción de fungicida más rápida que durante el clima cálido y seco.

7. Ten en cuenta la resistencia a los fungicidas.

Para reducir el riesgo de que las enferemdades de la vid desarrollen resistencia a los fungicidas, debes esforzarte por alternar entre los distintos grupos de fungicidas, esto se aplica principalmente a los fungicidas sistémicos.

8. Observa el clima

El clima fresco y húmedo favorece el mildiú, la podredumbre negra, la Phomopsis y la antracnosis, mientras que una temporada más seca promoverá el oidio, por lo que monitorear el clima es imprescindible para determinar cuales serán la próximas enferemdades de la vid que debas enfrentar.

Además, los debes vigilar de cerca los racimos de uva, donde la humedad puede persistir.

Un racimo puede estar seco por fuera , pero aún puede haber condiciones de infección en el interior . La podredumbre negra solo requiere seis horas de humedad a 27 grados para entrar en esos racimos, por ejemplo, por lo que deberías enfocarte en proteger esos racimos durante al menos cuatro semanas después de la floración.

9. Rocía bien y con prudencia.

Concéntrate en proteger la fruta joven. Eso significa rociar justo después de la cuaja, dos semanas después y nuevamente antes de que se cierre el racimo.

Este último ayuda a que el fungicida penetre en el racimo. La configuración y calibración correctas de la boquilla, así como la pulverización de cada fila, ayudan a garantizar una buena cobertura.

10. Fumigar a pesar de la lluvia

La presión de la enfermedad aumenta durante una primavera húmeda. Por mas que veas que va a llover, no esperes a que llueva para volver a fumigar, por mas que la lluvia te lave parte del fungicida.

Puede que tengas que volver a aplicar, pero no pierdas la oportunidad de obtener al menos algo de protección en las vides en caso de que ocurra una infección durante ese período lluvioso.

11. Organiza tus vides.

En nuevas plantaciones, considera agrupar ciertas variedades susceptibles a enfermedades en el viñedo, para que puedas rociar solo los bloques que lo necesiten.

Solo un bloque puede ser susceptible al mildiú, por lo que en lugar de fumigar todo el viñedo, puedes simplemente rociar ese bloque y reducir tus gastos y tu trabajo

Te puede interesar leer este artículo sobre Hongos: Conoce y controla definitivamente los hongos en tus plantas

Enfermedades de la vid más comunes

Mildiú

  • Manchas de color verde pálido en la parte de arriba de las hojas y un moho pubescente por debajo.
  • Las áreas afectadas se secan y se vuelven quebradizas y, como consecuencia, las hojas se encrespan y caen.
  • Los frutos enfermos se contraen y se tornan marrones y correosos.
  • Las puntas de los sarmientos también pueden verse afectadas.

Oidio

  • Se produce sobre todo con clima frío, y especialmente cuando el suelo es seco y la atmósfera húmeda o estática, aunque también suele aparecer con clima muy seco.
  • Se desarrolla como un polvo blanco, y el síntoma más evidente lo constituye la decoloración gris o purpúrea de las áreas afectadas.
  • La enfermedad puede atacar también a las flores y los frutos provocando su caída.
  • En una etapa posterior, las uvas pueden endurecerse y encogerse, con el consiguiente estallido del grano. Y a menudo, en esta fase, las plantas son atacadas por un hongo secundario, como la podredumbre gris, que puede producir una podredumbre extensiva.

Podredumbre gris o Botritis

  • Las uvas afectadas quedan cubiertas por una densa masa vellosa de color marrón grisáceo y se pudren.
  • Los hongos pueden atacar los frutos directamente, o bien invadir las partes florales, de modo que los frutos broten ya infectados.
  • Una vez que la enfermedad se ha establecido, se puede extender rápidamente tanto por contacto como por esporas aéreas, muy numerosas. Con clima húmedo la pérdida de producción puede ser considerable.

Antracnosis

  • Sobre las hojas se producen unas manchas circulares cuyos márgenes presentan un color entre marrón y negruzco.
  • Con el tiempo, esas manchas adquieren totalidades grisáceas y se secan, quedando un agujero en la hoja.

Yesca

  • La Yesca es una de las enfermedades de la vid que afectan a la madera.
  • Este problema se suele dar con más intensidad en cepas de viñas viejas.
  • Se origina una coloración blanco amarillenta, rodeada normalmente por una zona verde amarillenta a pardo oscura y negra.
  • La madera se pudre con la evolución del hongo, se ablanda, y se vuelve blanca y esponjosa.
  • Las hojas toman un aspecto clorótico entre las nerviaduras y los pámpanos más externos pueden llegar a marchitarse hasta morir.
  • En las uvas aparecen unas manchas características de la enfermedad. Los daños van aumentando, conforme las viñas atacadas va teniendo más años.

Roya

  • Suele aparecer con temperaturas altas, por encima de los 24 ºC y humedad elevada.
  • Le afecta la luz directa, por lo que es común que se presente en aquellos cultivos que no han recibido poda.
  • Suelen aparecer sobre las hojas unos puntos rojizos, con preferencia por las hojas adultas.
  • Cuando la infección es importante, se produce la defoliación prematura de la parra.

Podredumbre de las raices (pie negro)

  • Son hongos que se presentan en forma de abanicos blancos que se desarrollan bajo la corteza de las raíces y de los sarmientos principales, justo hasta llegar al nivel del suelo.
  • Sobre las raíces enfermas pueden aparecer estructuras negro amarronadas, denominadas rizomarfas, que crecen a través del suelo y transmiten la enfermedad.

Exicoriosis

  • Necesita unas condiciones de humedad especiales para su desarrollo (alta frecuencia de lluvias).
  • Sobre las hojas aparecen unas manchas de color oscuro o negruzco que presentan un anillo o borde de color amarillento.
  • Además, en la base de los brotes aparecen unas necrosis pardas y la corteza se resquebraja fácilmente

Si necesitas cualquier herramienta o maquinaria para tu cuidar tu campo, entra en Maquituls.es .

Tienda online de productos de bricolage

Click aquí para leer todo el artículo

¿TE GUSTÓ?

¡Comparte con tus amigos!


¡Suscríbete a nuestro boletín!