lunes, 20 de febrero de 2012

El problema de las ratas en el compost




Encontrar ratas o evidencia de ellas  en los alrededores del compost puede ser más que un poco inquietante. Estos roedores son capaces de masticar a través de la madera, alambre, plástico, y casi cualquier otra cosa que se interponga en su camino. Se multiplican a un ritmo alarmante, un par puede generar cerca de mil crías de ratas en un año. Son transmisores de enfermedades, como la fiebre tifoidea, peste, la leptospirosis, y Salmonella. Viviendo en una casa es muy probable que algun dia tengamos que lidiar con las ratas en algún momento.



En general, las ratas están buscando dos cosas básicas: alimento y refugio. En algunos casos, una pila de compost termina siendo ambas cosas, y como consecuencia, tendremos un problema de ratas. Hay varias formas sencillas de prevenir tanto que las ratas se metan en la pila de compost como lograr que se vayan, si ya están adentro.


Cuatro maneras de alejar a las ratas del compost

Enterrar los restos de comida dentro del compost.

Por lo general, las ratas se sienten atraídos por las pilas de compost, ya que son fuentes fáciles de alimentos. En general, nunca se debe añadir la carne o productos lácteos a una pila de compost (a menos que usted ha utilizado Bokashi (Fermentación anaerobica). Alguna vez voy a escribir sobre este tema) porque estos elementos son una atracción segura para los roedores. Sin embargo, si tienen hambre suficiente, las cáscaras de papa podrían empezar a ser una tentación para ella.

Cada vez que añadamos restos de comida al compost, es necesario, o bien enterrarlo dentro de la pila de compost o tener separado un poco de recortes de césped u hojas para cubrir las sobras de alimentos que se añada.

No agregue desechos de alimentos.


Si las ratas son un problema importante, directamente no agregar alimentos al compost.
Hay otras formas de utilizar estos residuos, por ejemplo, enterrándolos directamente en el jardín o a través de la fermentación anaeróbica

Mantener el contenido húmedo.

Como comenté anteriormente, una de las dos cosas que busca las ratas cuando invaden nuestro compost es la vivienda. Una pila de compost seca no sólo es ineficiente en términos de hacer compost, sino que también es un paraíso para las ratas. Basta pensar que se trata de un lugar seco, cálido, aislado para dormir (y tal vez incluso hacer un nido) que podría tener además unos pocos bocados deliciosos para picotear.

Es importante asegurarse de que la pila de compost esté siempre húmeda (no mojada, que se traduce en condiciones anaeróbicas y olores desagradables) y de esta manera no va a ser un lugar para que vivan las ratas. Al girar la pila con regularidad y echarle un poco de agua durante los períodos secos, puede ayudar a hacer que sea mucho menos hospitalario para los roedores.


Poner plantas de menta o hierbabuena cerca del compost

Este es uno de esos consejos que parece funcionar para algunas personas y no para otros, pero vale la pena intentarlo. Los ratones y las ratas aparentemente odian el olor de la menta, por lo que si plantamos algunas plantas de menta cerca de la pila de compost, sería suficiente para disuadir a los bichitos. Tener en cuenta, sin embargo, que si usted tiene una población de ratas muy grandes o muy hambrientas en su área, es poco probable que un poco de menta los disuadirá.

Pondré estos consejos en práctica a ver si logro que desaparezcan estos malditos animales.


Google+ Google+